• 1

¿Cómo hago para aprender shibari?

clásica foto post.taller en la que todos quieren salir pero nadie quiere ser reconocido clásica foto post.taller en la que todos quieren salir pero nadie quiere ser reconocido

El arte erótico del bondage japones tiene la capacidad de cautivar a quién lo observa, ves una foto, o un vídeo, y te inunda una oleada de belleza placentera. Y claro, apetece incorporarlo al baúl de prácticas sexuales personales.y ahora viene la gran cuestión

¿cómo hago para aprender shibari sin tener que ir a Japón o arruinarme en el intento?

Esta es una pregunta que en algún que otro momento nos planteamos todos los que lo disfrutamos de este arte erótico. En este artículo plasmaré mi opinión personal, formada a partir de mis propias experiencias y conocimiento de "la escena", tanto en España como en el resto del mundo.

Dejo claro antes de empezar que, no considero que la enseñanza del shibari deba basarse éxclusivamente en una serie de formas y figuras. Que si, son importantes, pero no fundamentales. El mejor takate lo hará una máquina, cien por cien precisión y limpieza en la ejecución, pero cero emoción. Y es que, son las emociones, los sentimientos, y las sensaciones lo que caracteriza al shibari / kinbaku.

Obviamente, el primer recurso, el más accesible, es internet, ... hay docenas de tutoriales, vídeos y manuales online. Todos los hemos mirado, hemos pasado horas intentando reproducir lo que en ellos se muestra. Pero, sin ninguna duda, no es una fórmula de aprendizaje apropiada. Siendo novato, es difícil, por no decir imposible, diferenciar una buena ejecución técnica de una completa barbaridad. Y lo mas complejo, ... ¿es realmente shibari lo que ese tutorial muestra? o ¿se trata de un "como se hace" determinada figura que nada tiene que ver con el bondage japones?

No entraré en este texto en el debate sobre si el shibari tiene normas escritas en algún sitio, si hay escuelas y estilos, o simplemente, vale todo, y puedo llamar shibari a cualquier atadura geométrica realizada con cuerdas de cáñamo ... Por centrar el tema: SI, el shibari tiene normas, formas, estilos, escuelas, ... y lo que no entre en ello, NO es shibari

Una de las mejores atadoras del mundo, posiblemente la mas respetada, Yoi Yoshida, siempre insiste en que no es posible aprenderse una atadura a partir de una fotografía. Puede servir de inspiración, puede darnos pistas, pero no es una forma válida de aprendizaje. La imagen no transmite lo mas importante, y característico, del shibari, ... la intensidad, las sensaciones, ....

Un tutorial en vídeo es un buen recurso para recordar y repasar una técnica o figura, pero no para aprenderla..

En los últimos tiempos el shibari /kinbaku se ha vuelto bastante "mainstream" con lo que en muchas localidades se forman grupos para practicar. Son un punto de encuentro entre aficionados y una forma inmejorable de tomar contacto con las cuerdas y las gentes que se mueven en torno a ellas. En estos grupos es posible aprender técnicas básicas y habitualmente organizan talleres y cursos en el clásico esquema de triada (iniciación, intermedio, avanzado).

Pero esa popularidad del shibari también propició la aparición de otro tipo de personajes ciertamente peligrosos. Los aprovechados, gentes que sin ningún conocimiento, y nula experiencia, se lanzan a impartir clases y talleres. Creando confusión y sembrando malas prácticas con el único propósito de llenarse los bolsillos sin importarles una mierda las posibles consecuencias de sus actos. Son fáciles de reconocer, ni siquiera saben escribir correctamente las técnicas de las que presumen, y nunca aportan muestras de trabajos, trayectoria o forma de validar su cualificación a la hora de impartir clases. Ni que decir tiene, que de esta gente, no sólo hay que huir, sino que además, deberíamos señalarlos públicamente como los apestados que son.

Pero ¿qué daño hacen?

El más obvio: timar a sus alumnos. Sin tener conocimientos y experiencia es imposible enseñar. Y ojo, lesiones físicas por intentar poner en práctica técnicas erróneas, o mal enseñadas, son un riesgo muy presente. De la misma forma, riesgos sicológicos por sesiones mal dirigidas son una realidad. Pero quizás mas serio sea el daño que causan al shibari en si. Dan mal nombre, mala fama, muestran una actividad y una actitud que nada tienen que ver con lo que es el bondage japones. Eso si, pontifican como si desde su tierna infancia les hubiese entrenado un pervertido sensei.

En España, y otros países occidentales, llevamos ya mas de una década recibiendo visitas de atadores de primer nivel que vienen a compartir sus conocimientos. Contamos ya con un nutrido grupo de atadores de muy alta calidad, tanto  nivel técnico como humano. Muchos imparten cursos y talleres por todo el territorio patrio. Trasmitiendo las tećnicas aprendidas en los muchos talleres en los que participaron, y también su valiosa experiencia personal.

Asistir a sus talleres es sin duda una gran idea. Pero, por aquello de sacar tachas a todo, deberíamos prestar atención al seguimiento y continuidad del aprendizaje. No es práctico asistir a un taller de 8 horas con el atador X y no volver a verle en la vida. O, pasados unos meses, repetir taller con otro atador. Cada uno tiene su estilo, sus técnicas y manías, y lo que uno hace de una forma, otro lo hará de otra distinta. Y esto, a quien empieza puede aportarle mas confusión que beneficio.

Siendo honestos hay que reconocer  ni en 8, ni en 16 horas se aprenden los conceptos básicos del shibari.  En este sentido los dojo y los estudios adscritos a una técnica concreta son una gran ventaja. Ya que ofrecen disponibilidad, estabilidad y continuidad en la enseñanza.

Finalmente, cabe la posibilidad de "acudir a la fuente" que se dice en artes marciales. Aprender directamente de alguno de los grandes maestros japoneses (y occidentales) . Es mucho mas caro, pero siempre nos aportará muchísimo mas que cualquier otra forma de aprendizaje. No sólo por tratar con ellos directamente, que se trata de personas y personajes a los que merece la pena conocer, sino por todo lo que transmiten, y que transciende a lo meramente técnico.  Todos los demás somos meros transmisores, y cada uno añade su "ruido" particular al mensaje.

Erróneamente se piensa que las clases y talleres con grandes maestros solamente compensan a quienes ya tienen un cierto nivel. Al contrario. Aprender "los básicos" de un gran maestro es un lujo y una gran ventaja. Lo mas complicado en el shibari es sentar una buena base.  Ciertamente,  cuanto mas conocimientos tenga una persona, mas lejos puede llegar en un taller con un maestro japonés.  Pero en ocasiones, si la base no es sólida es preciso retroceder para afianzar antes de avanzar.

Por resumir y sintetizar

Vídeos y fotografías: válidos como referencia y como repaso de técnicas aprendidas previamente.
Grupos de practica, nawakais, dojos, y peer ropes, son el lugar apropiado para tomar contacto y participar de talleres y actividades relacionadas con el shibari.

Huye de los vendedores de humo, timadores y aprovechados.  Para identificarlos, tu instinto y la comunidad. Cuando hablo de comunidad me refiero a quienes FÍSICAMENTE conforman los grupos anteriormente citados. Quienes postulan desde el teclado no son seres reales ni debe darse valor a su opinión.

Cursos y talleres organizados por atadores locales con reconocido prestigio y trayectoria son la forma de aprender con seriedad. Teniendo siempre en cuenta que ha de darse una cierta continuidad en el tiempo a esa enseñanza, y que, quien imparte la formación ha de estar disponible de alguna forma para consultar dudas, corregir malos hábitos y tutelar el progreso de sus alumnos.

Finalmente, acudir a cursos con atadores de primer nivel. Sin ninguna duda , la mejor opción, también la mas costosa por su elevado valor económico y por la, relativa poca oportunidad de acceder a este tipo de formación que tenemos en nuestro país.


Comentarios insultos y sobornos tras la línea de corte

comparte si te parece interesante