• 1

La erótica del vestuario tradicional japones en el shibari

Redsabbath & Wildties Redsabbath & Wildties Kinbaku Luxuria

Traducción al castellano del texto excrito por Redsabbath y publicado originalmente en Kinbaku Today

Al plasmar por escrito mis pensamientos sobre este tema, mi memoria se remonta al año 2011, cuando, después de asistir por primera vez al London Festival of the Art of Japanese Rope Bondage, quedamos tan impresionados por la troupe japonesa del Ichi Nawa Kai que decidimos experimentar atando con un kimono

Recuerdo claramente que, a pesar de contar con una gran experiencia practicando shibari, sobre todo desnuda, mis sensaciones eran increíblemente nuevas.

De inmediato, empecé a descubrir el potencial, y eso que soy una mujer occidental, que nunca podrá convertirse en japonesa. Descubrí cómo el acto de ser despojada paulatinamente (del kimono) afectaba a mis reacciones de una manera diferente.

Ahora, ya son más de tres años de uso del kimono en la práctica del shibari, especialmente en espectáculos.

Las prendas japonesas juegan un papel muy importante en las reacciones de una modelo cuando es atada con ellas puestas. Comparto estas sensaciones de una forma vaga, ya que no es, en absoluto, facil de transmitirlas a quienes no lo han probado nunca. A mis amistades les he sugerido que lo prueben, y todos y cada uno afirmaron después de probarlo que la sensación era completamente diferente. He visto modelos que habitualmente mantienen el control llorar por sentirse desnudas en y bajo las cuerdas al mismo tiempo

entonces.. qué es esto?

El corte de un kimono es muy recto y estrecho. Moldea el cuerpo para no resaltar las curvas o la feminidad,ocultando el cuerpo y limitando los movimientos, permitiendo por ejemplo, los característicos pasos muy cortos. El kimono protege, esconde defectos, te hace elegante y distante como una refinada muñeca intocable

Piensa que incluso para las Geishas, el kimono no sólo esconde su cuerpo, el maquillaje blanco cubre como una máscara todo su rostro, con lo que ninguna porción de piel natural es visible salvo una estrecha franja en el cuello. Eso significa para los hombres japoneses, que sólo tienen una opción muy limitada para evaluar visualmente la belleza física.
(ref. “Modern Japan: Origins of the Mind: Japanese Mentality and Tradition in Contemporary Life”, Alexsander Prasol)

Creo que este enmascaramiento, y el consiguiente descubrimiento (destape) calaron hondo en mi, a pesar de ser yo una mujer occidental

Cuando empecé a ser atada con un Kimono, el sentido del tiempo y su progresión se amplificaron a medida que mi piel y desnudez eran revelados paso a paso.

Y el acto en sí mismo se volvió más intenso y más “sumiso”, ya que no era yo quien podía decidir desvestirme por mi misma en ningún momento. Y al hacerme ceder el control en algo tan íntimo, dejando al atador hacer lo que él quiera durante la sesión, mientras yo estoy inmovilizada, y me es imposible detenerlo e impedirle desnudarme, me causa un efecto sicológico de gran impacto en mi mente y con un alto grado de abandono y cesión por mi parte, lo que provoca en mí una profunda liberación a nivel psicológico

Recientemente vi una película titulada "Sweet Whip". Es la historia de una mujer que después de haber sido secuestrada y violada cuando tenía 17 años, se vuelve esclava profesional en un club SM para, de alguna manera, exorcizar aquella experiencia y volver a vivir esas sensaciones tan especiales que experimentó durante su secuestro y que pusieron de manifiesto su lado masoquista. En una escena, un cliente le pide que vista un kimono y un fundoshi para ser atada y abusada. Aunque es una película, se puede ver como su rostro cambia de expresión, y el detalle más interesante, es cuando el cliente afirma “sólo el bondage japonés puede hacer esto” en referencia a la vergüenza visible en sus reacciones al ser masturbada con un fundoshi, vestida, y entonces abusada.

Pero mi historia no termina aquí, después de años de compras on line e incluso de visitar japón mi colección de ropa japonesa aumentó, tanto en kimonos, como en accesorios y Nagajuban, la ropa interior que por lo general se lleva bajo el kimono.

En el pasado yo solía usar indistintamente en sesión kimono o un Nagajuban, pero en la ocasión de nuestro primer Salón, en diciembre pasado, decidí vestir adecuadamente, los dos juntos. Y esto marcó la GRAN diferencia.

Creo que aquella sesión (Hashira) fue una de las mas calientes que hicimos en los últimos meses. La sensación de protección y cobertura es por supuesto el doble por el hecho de que llevas dos capas. Esto permite que el atador dedique aún más tiempo a quitar la ropa, a mostrar el cuerpo, a tomar el control.

Esta nueva experiencia, me hizo darme cuenta de que cuando vestía sólo el kimono, o sólo la ropa interior no estaba disfrutando de la completa gama de sensaciones que podía alcanzar vistiendo ambas prendas conjuntamente, el kimono y el Nagajuban.

La sensación que esta mágica combinación de prendas y cuerdas produce en la modelo es .... una revelacion imparable, capa tras capa encuentras un nuevo descubrimiento en ti misma, tanto a nivel físico como sicológico

La cálida seda lisa del kimono es luz, y susurra en el algodón fresco de la Nagajuban, que toca directamente la piel y produce temblores incontrolables.

Los diferentes tejidos suenan, y producen vibraciones que frotan unos contra otros y contra la piel. Pesan más en el cuerpo. En realidad se puede sentir. Es como descubrir diferentes máscaras, una tras otra, desnudando el alma al tiempo que el cuerpo es paulatinamente revelado. Como quitar el maquillaje de tu cara. Progresivamente se puede ver el color real de tu piel, tu verdadero yo.

Porque una vez que el kimono se ha quitado completamente,el juego no se termina. Otras expectativas surgen, nuevas capas que rasgar, tanto para el atador, como para la modelo, como, eventualmente, para las personas que los miran

Este proceso mágico de desnudarse es una metáfora para ir más allá, para profundizar en la propia desnudez y en la propia naturaleza de cada uno. Para descubrirlo, debes tomarte tu tiempo, y prestar la atención necesaria, y dejar que cada capa de ropa, cada condicionamiento, cada barrera caiga una tras otra.

 

comparte si te parece interesante